Foto de travelnow.or.crylater

Un inolvidable sábado por la mañana en Valencia

Firma invitada: Alejandro Monleón

Sé que es duro, sé que después de una larga semana de trabajo, tomar la decisión de madrugar un sábado por la mañana en Valencia es difícil. Pero, créeme, es una decisión más que acertada.

Los sábados por la mañana, Valencia tiene un color muy especial. Un “yo que sé, qué se yo” que hace que sea ideal para disfrutar de lo poco que queda de aquella Valencia antigua que tanto adoramos algunos.

Una vez nos hemos levantado y arreglado, el primer mandamiento para un buen sábado por la mañana en Valencia es no desayunar en casa. No, ni se te ocurra, deja las manos quietas. Los sábados toca almuerzo del bueno, del de bocadillo, cacaos, tramussos, refresco o cerveza y café. Si es un cremaet, mucho mejor, más valenciano. Porque almorzar entre semana está bien, pero el almuerzo del sábado, sin prisas y con calma es uno de los mayores placeres que hay en esta vida, y en prácticamente cualquier bar de la ciudad te lo van a preparar con mucho gusto.

Ojo, el almuerzo en Valencia es solo para valientes.

Después de este tentempié que muy posiblemente evite que hagas tu comida de mediodía, es momento de caminar hasta el centro de Valencia en busca de uno de los edificios preferidos por los valencianos, el Mercado Central de Valencia. Construido hace ya más de cien años, es un lugar que te hace reencontrarte con la comida de calidad. Los alimentos frescos llenos de color y de aroma se unen a un buen número de personas que hacen de la visita al Mercado Central una de las imprescindibles en la capital del Turia. Fruta de la buena, pescado con un olor increible, especialidades llegadas desde casi cualquier rincón del mundo y carne que provoca que tu boca se haga agua.

A muy pocos metros del Mercado Central encontramos uno de los rincones más singulares en Valencia. Aunque su última modificación tiene muchos detractores, la historia reciente de Valencia no sería la misma sin la Plaza Redonda, un lugar al que prácticamente todos los valencianos hemos ido con nuestros padres y abuelos a cambiar cromos y a comprar juguetes que llenaban de alegría nuestras jóvenes almas. Todo ello custodiados por el Miguelete, que preside la céntrica Plaza de la Reina y cuida de la Catedral de Valencia, donde encontramos también un buen número de curiosidades, como el Santo Cáliz. Bueno, uno de los tres que se dice que hay.

¿Y qué mejor forma de terminar una extraordinaria mañana en Valencia que con un buen arroz valenciano? Te aviso que cuando pruebes la paella valenciana o cualquiera de nuestros arroces no querrás probar otra cosa…

Foto: travelnow.or.crylater

Alejandro MonleonAlejandro Monleón es el creador de Valencia Culture Magazine. Esta revista online llegó en 2015 para descubrir al mundo los secretos que guarda Valencia.

Post relacionados